Menú Cerrar

El 2020 no había comenzado en forma y ya el mundo hablaba del coronavirus, la contagiosa enfermedad que se originó en la provincia china de Hubei y que amenazaba en expandirse por el planeta hasta convertirse en una pandemia. 

La amenaza no tardó en materializarse: el miércoles 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud  declaró que el covid-19 “puede declararse como pandemia”, según anunció su director, Tedros Adhanom.

Los casos confirmados de contagios empezaron a crecer de manera exponencial, así como la preocupación de un planeta que se enfrentaba a una enfermedad que no solo amenazaba la salud de las personas, sino que además cargaba de estrés a la economía mundial, que de inmediato comenzó a sentir los efectos del coronavirus.

En las crisis el ser humano deja ver su mejor y peor lado. Así, en las redes sociales encontramos a personas peleando en un supermercado por rollos de papel higiénico, como a barrios enteros que aplauden desde los balcones a los profesionales de la salud, héroes silenciosos de esta coyuntura. Dos caras de una moneda que sigue dando vueltas en el aire.

Y es que justamente el nivel de estrés que genera la crisis es altísimo. La industria también siente esa carga y, al igual que las personas, se comporta de diferente manera para hacerle frente a la pandemia y delinear su futuro, porque hay que dejar en claro que a pesar de lo difícil de la situación, el mundo y sus industrias saldrán al otro lado del túnel; algunos, por supuesto, más fortalecidos que el otro.

Este especial busca, precisamente, pintar el panorama de cómo las diversas industrias de América Latina están haciendo frente al coronavirus. Ejemplos y casos de éxito, buenas prácticas empresariales, alternativas para que los negocios operen en medio de la crisis y los retos que encararán las organizaciones, son algunos de los contenidos que ponemos a su disposición para que usted y su empresa tengan mayor claridad en la hoja de ruta que deben transitar en medio de esta tormenta.

Selecciona el tema al que te gustaría navegar:

DESAFÍOS, ENSEÑANZAS Y
OPORTUNIDADES ANTE EL COVID-19

Alejandra Leguizamón Gellibet, editora de El Hospital

Desde revista El Hospital abordaremos las perspectivas que los diversos actores y representantes de la industria de la salud en América Latina tienen frente a la llegada y aparente estancia ilimitada del COVID-19. Cuáles son los planes de inversión y medidas económicas que diversas organizaciones mundiales están adoptando; qué estrategias están implementando para fortalecer las empresas; cómo fidelizar y proteger a los colaboradores y al talento médico; cómo mantener el plan de continuidad de cada negocio; qué beneficios encuentran ante esta crisis de salud y económica; cómo garantizar la atención médica en los diferentes sistemas de salud y red hospitalaria, entre otros, son los temas que abordaremos en este especial.

ESTRATEGIAS EMPRESARIALES EN LA
INDUSTRIA DE SALUD CON LA PRESENCIA DEL COVID-19

La llegada y acelerada expansión del nuevo coronavirus COVID-19, además de protagonizar el mayor reto de salud pública en la historia a nivel mundial, se ha convertido en el gran hito de transformación empresarial, impactando todos los países con diversos modelos de negocios y gobernanzas, poniendo a prueba cada la capacidad de respuesta económica, sanitaria, social y cultural de cada uno. 

Bloqueo de fronteras y puertos comerciales, cancelaciones de eventos internacionales, caídas en las bolsas de valores, cierres de establecimientos comerciales o aislamiento social por más de 40 días, son escenarios que dan cuenta del impacto que este nuevo virus ha generado hasta el momento con más de 600 mil casos infectados en el mundo.  

En medio de esta crisis, paradójicamente, la industria de la salud cuenta con mayor campo de acción para fortalecer sus negocios, mejorar alianzas comerciales y aprovechar las oportunidades de respuesta inmediata que exige el virus. El trabajo a doble marcha en las empresas farmacéuticas, fabricantes de tecnología médica, centros de epidemiología, redes hospitalarias públicas y privadas y entidades con talento médico altamente capacitado, da cuenta del abanico de oportunidades que tiene esta gran industria para seguir creciendo. pero también para posicionarse aún más en los diferentes mercados.

La industria de la salud cuenta con mayor campo de acción para fortalecer sus negocios, mejorar alianzas comerciales y aprovechar las oportunidades de respuesta inmediata que exige el virus.

En este sentido, por mencionar  algunos ejemplos, se han destacado empresas de equipos médicos como Mindray que donó e instaló 3,000 equipos en menos de ocho días, para monitoreo de pacientes en el nuevo hospital de la ciudad de Wuhan, construido en tan solo 10 días. A su vez, General Electric (GE) donó gran variedad de dispositivos por valor aproximado de USD 2.8 millones. 

A su vez, el gigante estadounidense de dispositivos médicos Becton Dickinson en alianza con Certest, líder de desarrollo y fabricación de productos de diagnóstico in vitro con aplicaciones humanas lanzaron, en menos de dos meses de evolución de la pandemia, el kit de diagnóstico del nuevo coronavirus, disponible para laboratorios, centros de salud y autoridades de monitoreo y control epidemiológico en Europa a un costo inicial aproximado de 50 euros. 

Por su parte, las compañías farmacéuticas líderes en el mercado de vacunas, han salido al ruedo para encontrar el antídoto en tiempo récord. Tal es el caso de la alianza entre la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI) y la británica GSK, la cual pondrá a disposición su tecnología de plataforma adyuvante de vacuna pandémica establecida para mejorar el desarrollo de una nueva contra el COVID-19. Para este proyecto, CEPI invertirá más de USD 456 millones. 

Un escenario bastante prometedor para compañías como Sanofi, Merck, o Moderna, Inc., que representan 85% del mercado de vacunas y más tentativo aún, cuando se  sabe que por cada dólar invertido en estos tratamientos, en los 94 países con ingresos más bajos del mundo, el rendimiento neto es de 44 dólares, según datos de la consultora AB Bernstein. 

CEPI y la británica GSK trabajan en conjunto para mejorar el desarrollo de una nueva vacuna contra el COVID-19. Para este proyecto, CEPI invertirá más de USD 456 millones.

Ni qué decir de aquellas empresas distribuidoras de insumos de protección como tapabocas, guantes, batas o antibacteriales, las cuales han triplicado sus ventas en el último mes y medio y su demanda de productos pareciera aumentar tan rápido como los casos del Coronavirus. Tal es el caso de algunas farmacias colombianas que en 2019 obtuvieron ventas mensuales de 119.000 tapabocas, y en tan solo los dos primeros meses de 2020 esta cifra se elevó a 267.000 unidades, de acuerdo con estadísticas del diario El Universal de Cartagena. En cuanto al gel antibacterial, las ventas aumentaron en 17%, de 3.000 a 4.000 productos.  

No obstante, ante la inestabilidad económica mundial tras tres meses y medio de la expansión del virus en 153 países, esta crisis sanitaria debe verse como una oportunidad para activar el mercado local de cada país, mejorar el portafolio de productos con precios competitivos, así como fortalecer la cadena de valor, logística y suministro de cada sector, y afianzar los lazos comerciales con países vecinos. 

ALTA DEMANDA EN
SERVICIOS DE TELEMEDICINA

La presencia del COVID-19 ha acelerado el modelo de consulta médica de atención primaria presencial, aumentando el uso de plataformas digitales con servicios de telesalud.

La coyuntura ha impactado de manera positiva a empresas que ofrecen servicios de telemedicina, llevándolas a extender su portafolio de productos y capacidad de respuesta, no solo para pacientes, sino también para aseguradoras de salud y compañías de diversos giros que buscan brindar estas opciones de atención médica a sus trabajadores durante los periodos de cuarentena decretados en cada país.

En diálogo con El Hospital, Javier Cardona, gerente general de 1DOC3, plataforma tecnológica de orientación médica asistida líder en Latinoamérica, nos cuenta la manera en que la crisis sanitaria por el coronavirus ha cambiado su modelo de trabajo con médicos y usuarios afiliados, así como el modelo de negocio con más clientes interesados en adquirir sus servicios de consulta para empresas.

"Ese producto ha sido el más solicitado en los últimos 15 días; hemos registrado 50 empresas nuevas que han adquirido el servicio para brindárselo a sus colaboradores, como es el caso de Movistar que lo otorgó a 5,400 empleados la semana pasada", explica el empresario.

Otro servicio que lanzaron en los últimos días, fue el test de diagnóstico de síntomas para coronavirus, el cual donaron y es el que se usa desde la página web de la presidencia de Colombia.

Con cinco años en el mercado colombiano y mexicano, y más de 120 millones de orientaciones entregadas, Cardona resalta que en las últimas dos semanas de marzo, la plataforma 1DOC3 ha aumentado hasta en un 700% el número de consultas médicas digitales. "Ahora, las consultas por enfermedades respiratorias representan el 50% de los temas más consultados por los usuarios", dice el gerente Cardona. Otros temas están relacionados con salud sexual y reproductiva, pediatría, dermatología, medicina general, problemas gastrointestinales y salud mental.

Debido a la demanda, el empresario estima que para las siguientes semanas van a necesitar 200 médicos más para abastecer el número de consultas diarias, que en promedio llegan a ser entre 25,000 y 30,000. Hasta la fecha, la empresa cuenta con 250 médicos en Colombia y 150 en México, que - en temporadas sin coronavirus-, pueden llegar a tener ingresos adicionales entre USD 200 y USD 700. 

La aplicación brinda dos opciones de consulta a los usuarios. La primera es chatear en tiempo real con un especialista y la segunda, hacer una pregunta a un médico que tardará máximo dos horas en responder. Cada una de estas opciones cuesta 9,900 pesos y 4,900 pesos colombianos, respectivamente, esto es entre 2.5 y 1.2 dólares. "Son precios y tiempos de respuesta muy favorables, si tenemos en cuenta que para una consulta médica presencial, las personas gastan un poco más de dinero en traslados y pueden tardar hasta medio día esperando su turno". dice Cardona.

Las Apps de telemedicina optimizan tiempos de trabajo de los médicos, pero también han cambiado la experiencia de atención en salud a los pacientes, así como su presupuesto para estos servicios. "Lo que hemos avanzado a través de plataformas de consulta online apoyadas por inteligencia artificial, como 1DOC3, es solo un pequeño paso de lo que viene", afirma el empresario. "En este momento nuestra tecnología asiste a las personas en identificar mejor sus signos y síntomas y, en tiempo real, presentarles el caso a los médicos con toda la información relevante, incluso con una clasificación de nivel de urgencia y un pre-diagnóstico, lo que optimiza el tiempo del profesional y apoya un desenlace médico más preciso". 

El empresario y su equipo de socios han invertido USD 3 millones para el funcionamiento de la plataforma y año tras año han triplicado el registro de usuarios. No obstante, el empresario Cardona, afirma que las ganancias son para reinversión de su tecnología porque la apuesta que tienen es a 5 y 10 años poder entregar una plataforma mucho más sólida para los clientes que requieran su servicio instalado. 

En la segunda mitad de este año, la empresa tiene como objetivo abrir oficinas en Argentina, Perú, Chile y Ecuador, países desde donde también registran un amplio volumen de consultas. 

Javier Cardona, gerente general de 1DOC3.

COVID-19 Y LA NECESIDAD DE CONTAR
CON UN PLAN DE CONTINUIDAD OPERATIVO

Emergencias como esta nueva pandemia, se pueden analizar a la luz de la Teoría del Cisne Negro de Nassim Taleb, que describe la aparición de un evento de gran impacto socioeconómico con probabilidades imposibles de calcular antes de que pase y que, una vez ocurrido el hecho, trae consecuencias de gran magnitud, dominantes en el curso de la historia y continuidad de la sociedad.

En este sentido, el nuevo coronavirus COVID-19 se ha presentado como un cisne negro debido a su rareza e impacto extremo que ha causado tanto en la salud pública a nivel mundial, como en la economía global alterando de una manera sin precedentes los sistemas de salud en más de 165 países y motivando a cambiar políticas gubernamentales sobre la marcha para solventar los enormes costos a causa de la desaceleración financiera en diversas industrias.  

"Debido a estos eventos inesperados, imposibles e impensables, las organizaciones deben tener un plan de continuidad del negocio, no solo para cuando llegue la emergencia, sino,  justamente para saber cómo actuar o al menos reducir el riesgo empresarial y mitigar el impacto tanto en lo económico, como en el talento humano", dice Ricardo Alvarado, director ejecutivo de daños de Lockton México. "Eso  es lo que nos va a hacer más resilientes como organización y nos va a dar una mejor preparación ante un evento de interrupción del negocio". 

En el caso de las empresas de la salud y por supuesto, en instituciones hospitalarias, es obligatorio contar con un plan de continuidad operativa, pues si hay algo que nunca se debe detener, es la entrega de servicios de salud.

A propósito de coyuntura mundial que ha puesto en cuarentena a más de 900 millones de personas en 35 países (hasta el 20 de marzo), el Foro Económico Mundial (WEF) desarrolló una gráfica en la que conecta todas las áreas afectadas ante un escenario desbordado de enfermedades infecciosas. En este mapa se ve como un evento de alto impacto (como el coronavirus) pero de baja probabilidad, está relacionado principalmente con riesgos de crisis por fallas de gobernanza global, crisis de agua e inestabilidad social, además de migración involuntaria o estados colapsados.

Fuente: Foro Económico Mundial.

"Con esta conexión de riesgos nos damos cuenta la manera en la que el COVID-19 pareciera ser en un principio solo un problema médico que afectaba la salud de las personas, pero definitivamente afectó todos los sectores mundiales y en todas las Industrias", afirma el especialista.

En diálogo con El Hospital, Ricardo Alvarado, especialista en análisis de riesgos y seguros empresariales, menciona seis pasos para contar con un plan de continuidad del negocio y que, ante crisis sanitarias como esta, los hospitales y proveedores de tecnología médica pueden aplicar.

  1. Identificar factores potenciales que pueden interrumpir el funcionamiento interior o exterior de la empresa.
  2. Visualizar el impacto de dicha interrupción del negocio.  
  3. Planear las estrategias de respuesta en función de los riesgos y el impacto identificado.
  4. Probar el plan para identificar los escenarios en los que funciona y descartar los que no.
  5. Incorporar el plan a la cultura organizacional de la empresa y socializarlo
  6. Monitorear resultados y actualizar o ajustar medidas necesarias.

En empresas del sector salud, algunos factores epidemiológicos o de ciberseguridad pueden interrumpir la continuidad del negocio. Por ejemplo, un hospital que tenga 100% digitalizadas las historias clínicas e información administrativa en la nube, al sufrir un evento de cibercrimen, paralizaría toda la operación institucional. No obstante, el principal riesgo al que se somete un hospital es perder a su personal médico por algún contagio masivo o catástrofe inminente. 

"Generalmente nadie está pensando en un evento donde potencialmente más de la mitad de sus colaboradores sean infectados", dice Alvarado; En estos casos, reducir el riesgo a la exposición de contagio es lo más importante, por ello, estrategias como reducir la población que se atiende y utilizar herramientas de telemedicina o telediagnóstico, fortalecen el plan de continuidad del negocio, pero además, volvería más resiliente y eficiente su organización".

MEDIDAS EXTREMAS CONTRA EL COVID-19
QUE FORTALECEN LA RESILIENCIA

Para Hilary Thomas, asesora médica principal de KPMG en Reino Unido, frente a este nuevo brote de coronavirus, idear e implementar medidas pragmáticas en los primeros países afectados, promoverán reacción en cadena positiva para controlar el impacto. Por mencionar algunas, están:  

  • Para mitigar el posible cuello de botella de las camas de cuidados intensivos será necesario diferir los procedimientos electivos y no urgentes.
  • Movilizar al personal con habilidades especializadas (como medicina respiratoria) y suministros, de manera ágil, es clave, como se ha demostrado en la provincia de Hubei en China.
  • Centros de atención médica deben responder con prontitud a medida que evoluciona la situación, para ello se podría traer a los profesionales de la salud de la jubilación o pedirles a los jóvenes aprendices que asuman más responsabilidades.

"Aunque hay diferencias culturales, el autoaislamiento o la cuarentena, por ejemplo, que fue factible en China[...], para el beneficio de la sociedad en general, trabajar en el cuidado de la salud es un llamado y los profesionales de todo el mundo continuarán haciendo un esfuerzo adicional para limitar el impacto y mejorar los resultados de la infección".
Hilary Thomas, asesora médica principal de KPMG en Reino Unido

IMPACTO EN HOSPITALES
Y PERSONAL MÉDICO

Sin duda alguna, los grandes protagonistas de esta pandemia son los profesionales de la salud que han estado en primera fila atendiendo los diferentes tipos de pacientes con coronavirus en cada país.

Los hospitales y centros de salud, por el origen natural de su trabajo, cuentan con varios protocolos de atención para emergencias médicas entre las que se destacan infecciones en el ambiente hospitalario, accidentes cerebro y cardio vasculares, pacientes de urgencias por traumas respiratorios u ortopédicas, entre otras. Sin embargo, la crisis sanitaria que ha causado el COVID-19 sobrepasó la capacidad de respuesta y volumen de especialistas médicos, así como la infraestructura hospitalaria, equipos e insumos médicos de varias instituciones en el mundo. 

Al ser una situación sin precedentes, los sistemas de salud a nivel mundial han ajustado sobre la marcha los protocolos de atención aplicados hasta ahora. En España, por ejemplo, los gobiernos han optado por integrar la red de hospitales privados y públicos para atender de manera conjunta a los pacientes con coronavirus. En Chile, el gobierno es el encargado de toda la entrega de dispositivos médicos a hospitales públicos y privados. En México, el gobierno del presidente Andrés Manuel López, dispuso como primera medida de la fase dos de contingencia, la infraestructura, equipos, instalaciones y personal médico del ejército en todo el territorio nacional.

Desde que se agudizó la crisis sanitaria en países como China, España, Italia y Estados Unidos, el reto constante para las instituciones de atención médica en Latinoamérica ha sido adecuar sus instalaciones tanto para la atención de casos por COVID-19, y mantener la atención de rutina para otros grupos de pacientes con patologías y necesidades particulares de atención prioritaria. En este sentido, el Director General del Hospital Universitario Nacional de Colombia enfatizó: 

Para mantener la sostenibilidad de la red hospitalaria pública y privada, las instituciones tienen claro que no pueden frenar las operaciones diarias de atención quirúrgica, oncología, cardiovascular, ente otras de atención prioritaria, por ello, se contemplan las siguientes alternativas de trabajo:

Para eficiencia operativa:

  • Revisar la capacidad de camas y equipos en las unidades de cuidados intensivos para atender adultos mayores especialmente.
  • Limitar la programación de procedimientos quirúrgicos o aplazar los que se puedan para tener libres los espacios requeridos. Pensar en aquellas recuperaciones postoperatorias que pueden complicarse hasta llegar a instancias de cuidados intensivos. 
  • Brindar servicios de salud de procedimientos inaplazables adoptando minuciosamente las medidas de protección para no tener riesgo de contagio. Esto aplica para eventos como partos, cirugías vitales, tratamientos oncológicos, complicaciones cardiovasculares.
  • Habilitar servicios de telemedicina para brindar atención a población de cuidado intermedio de tal manera que permita estar en contacto con sus médicos de seguimiento para emitir formulas médicas y recomendaciones de cuidados en casa.
  • Limitar las visitas de familiares a pacientes hospitalizados. Así como acompañantes 

Para optimizar el flujo de trabajo:

  • En la medida en que se reducen servicios de varias áreas, se podrán ahorrar elementos de protección y bioseguridad y de esta manera dotar al personal necesario para preservar su salud.
  • Entrenamiento y adecuación de protocolos de atención de enfermedades infecciosas y de respiración crónica con el personal de planta y residentes.
  • Capacitar al personal médico de otras especialidades en protocolos de atención para los pacientes que lleguen con diagnóstico de coronavirus en diferentes etapas.
  • Robustecer los protocolos de manipulación y etiquetado de muestras en el laboratorio clínico para reducir los errores de diagnóstico y repetición de muestras, no solo de los pacientes con sospecha de coronavirus, sino también de las demás personas.
  • Elegir un comité y líder médico para mantener el flujo de trabajo estable, reporte de eventos adversos a tiempo y continua comunicación con las directivas y demás colegas médicos.
  • Integrar a estudiantes de pregrado en áreas de bajo riesgo que puedan ayudar a la comunidad de médicos en otras áreas. 

Para abastecimiento de insumos:

  • Comunicación permanente con la máxima autoridad de salud nacional para que, por medio de ésta, se mantenga el abastecimientos de medicamentos y elementos de protección.
  • Vigilancia en el abastecimiento y estandarización de los precios de todos los insumos médicos más solicitados.
  • Mantener estrecha comunicación con proveedores de insumos y equipos médicos para sostener la cadena de suministro. 

CONSECUENCIAS FINANCIERAS EN HOSPITALES
POR PRESENCIA DEL COVID-19

Un reporte de Beckers Hospital Review (BHR) en Estados Unidos, indica los principales desafíos que están enfrentando los hospitales en el país con el acelerado aumento de gastos en salud por atención de pacientes con coronavirus COVID-19 y que además han causado una notoria pérdida de ingresos por procedimientos cancelados de varias instituciones. Aunque el estudio se relaciona con el sistema de salud estadounidense, la situación no se aleja del panorama en otros países de la región.

PRESUPUESTO PARA ATENCIÓN
MÉDICA POR COVID-19 EN LATINOAMÉRICA

Con el incremento de casos en Latinoamérica, cada gobierno ha tomado medidas tanto para la disminución y atención de pacientes contagiados, como para solventar las pérdidas económicas por causa del aislamiento obligatorio o cuarentena. Los gobiernos han destinado un paquete de medidas económicas -algunos del fondo de emergencias de cada país-, sin saber a ciencia cierta el tiempo que dudará la pandemia y el resultado total de costos adicionales. 

Chile

Según cifras del gobierno de Sebastián Piñera, en Chile, la capacidad actual de 37.000 camas, se incrementará a 41.532 para hospitalizaciones y para ello se adelantó la entrega de cinco nuevos hospitales: Gustavo Fricke, Felix Bulnes, Ovalle, Padre Las Casas y Angol. Adicionalmente, un hospital de campaña con capacidad de 3 mil camas.

Para financiar la compra de insumos y equipamientos necesarios, el fortalecimiento de la operación de los hospitales, fortalecimiento de laboratorios de diagnóstico, la extensión de los horarios de urgencia, la habilitación de camas adicionales, los hospitales de construcción rápida y otras necesidades, Chile creó un fondo de 220 mil millones de pesos chilenos (CLP), unos USD 264.5 millones.

Colombia

En Colombia, el presidente Iván Duque, anunció un paquete económico por 14,8 billones de pesos (COL), esto es USD 3,746 millones, para hacer frente a los efectos económicos en el país por la pandemia. Aunque el mandatario no entregó cifras puntuales en lo que concierne al sistema de salud, de acuerdo con la dirección de Epidemiología y Demografía del Ministerio de Salud y Protección Social, la población colombiana con mayor riesgo de afectación por el coronavirus COVID-19 sería de un 43,2%. 

La proyección de costos en salud es alrededor de COL 5 billones. El costo por incapacidad sería de 95 mil millones de pesos, para incrementar en un 10% la capacidad de UCIs de adultos requeriría una inversión de 200 mil millones de pesos y para expandir el área de aislamiento se necesitarían 36 mil millones de pesos.

Argentina: 

El gobierno del presidente de Argentina, Alberto Fernández, autorizó  ARS 221,7 mil millones, usos USD 3,446 millones, para cubrir los mayores gastos sociales de la crisis sanitaria. 

De este monto, el Ministerio de Salud cuenta con ARS 4,325 millones para atender la adquisición de vacunas propios del calendario nacional de vacunación y cubrir los gastos de funcionamiento del Hospital de Alta Complejidad El Calafate y del Hospital de Cuenca Alta Néstor Kirchner y ARS 2,700 millones para otros hospitales del país. Además, ARS 1,512 millones serán para gastos relacionados con procedimientos de diagnóstico de laboratorio para COVID-19 coordinados por la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS). Un total estimado de USD 132.2 millones.

Ecuador: 

Para atender la emergencia sanitaria en Ecuador que el 28 de marzo llegó a un poco más de 1,650 casos, el ministro de Salud, Juan Carlos Zeballos, anunció que el país cuenta con un presupuesto de USD 120 millones. “Contamos con los recursos para enfrentar esta emergencia no solo para pruebas, insumos de protección sino para infraestructura como camas", aseguró el funcionario. Recientemente, el gobierno del presidente Lenin Moreno, anunció la asignación de USD 3,888 millones para el sector Salud, del Presupuesto General del Estado. 

México:

La Cámara de Diputados de México aprobó el 18 de marzo reformar las leyes federales de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y la de Deuda Pública, para crear un fondo de USD 7,592 millones para emergencias como la pandemia del coronavirus en este país. Con 265 votos a favor, cinco abstenciones y 10 en contra, los diputados mexicanos, crearon el "Fondo para la Prevención y Atención de Emergencias", media. Al entrar en fase dos de emergencia sanitaria por COVID-19, el 24 de marzo, el gobierno mexicano anunció la capacidad infraestructura médica y profesionales de la salud de la Secretaria de la Defensa Nacional (SEDENA) con la cual dispondrá para atender el aumento de casos en el país. 

De acuerdo con cifras oficiales presentadas por Luis Crescencio Sandoval, titular de SEDENA, el organismo cuenta con 14,010 camas para terapia intensiva y hospitalización, además de 16,750 profesionales activos, más 3,694 adicionales por contratar, para tener un total de 20,444.

CONTAGIO DE SOLIDARIDAD
DESDE LA INDUSTRIA

Un informe de la Federación internacional de fabricantes y asociaciones farmacéuticas (IFPMA) retoma acciones de responsabilidad empresarial que algunas empresas de la industria de la salud han tenido en apoyo a China durante el pico de infecciones más alto, así como donativos económicos y suministro de elementos a otros países más afectados como Estados Unidos, Italia y España.

Donaciones a China

  • Apoyo económico
    • USD 144.000 donó Boehringer Ingelheim a la Cruz Roja China para comprar equipos de protección en ciudades de Hubei.
    • Servier China , CSL Limited y Lilly China donaron cada una 1 millón de Yuanes a la Cruz Roja de China para ayudar a prevenir y controlar la epidemia.
    • Fundación Lilly donó USD 21,100 al Proyecto HOPE para ayudar con sus esfuerzos en respuesta al Coronavirus.
    • Merck donó USD 145,000 a la Fundación de la Cruz Roja China y un total adicional de USD 225,000 a Direct Relief, Proyecto HOPE y Give2Asia, para apoyar la adquisición y el envío de los suministros necesarios a China.
    • La Fundación Pfizer otorgó USD 500,000 para apoyar la compra de suministros de urgencia para los trabajadores de atención médica de primera línea.
  • Apoyo con insumos
    • Roche donó casi USD 2 millones en medicamento Actemra a China para ayudar al país a manejar el brote de COVID-19.
    • Abbvie donó medicamentos antivirales antiguos a pedido del gobierno chino como una opción experimental.
    • Johnson & Johnson proporcionó al Centro Chino para la Enfermedad y la Prevención, pruebas de detección de drogas para detectar propiedades antivirales contra el nuevo coronavirus. Además donó 300 cajas de medicamentos contra el VIH al Centro Clínico de Salud Pública de Shanghai y al Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan para su uso en investigación y búsqueda de una solución contra COVID-19.
    • Genentech, miembro del grupo Roche, está trabajando con las autoridades sanitarias chinas y el gobierno para ayudar a proporcionar pruebas de detección y atención médica.

Donaciones a países fuera de China

  • Apoyo económico
    • Amgen y la Fundación Amgen anunciaron un compromiso inicial de hasta USD 12.5 millones para la emergencia en las comunidades estadounidenses e internacionales de Amgen.
    • GSK donó USD 10 millones al Fondo de Respuesta Solidaria COVID-19, creado por la Fundación de las Naciones Unidas y la OMS.
    • Takeda entregó USD 6.25 millones a las ciudades de Cambridge y Lexington paya ayuda a la Cruz Roja Americana, el Fondo de Ayuda del Alcalde de Cambridge y el Fondo de Asistencia de Emergencia de Lexington para ayudar a las familias afectadas por la epidemia.
  • Apoyo con insumos
    • Astra Zeneca entregó 9 millones de mascarillas para apoyar a los trabajadores de la salud en todo el mundo.
    • Bristol Myers Squibb Company y su Fundación donaron más de USD 5 millones en apoyo financiero para equipos de protección personal.
    • Menarini convirtió una planta en Florencia que normalmente produce productos farmacéuticos tópicos en una planta que produce geles antibacterianos para ser totalmente utilizados para donaciones en toda Italia.
    • Merck (MSD) ha proporcionado 500 mil máscaras de protección personal a la ciudad de Nueva York.

EMPRESAS DE TECNOLOGÍA MÉDICA
TRABAJAN A DOBLE RITMO

El incremento de los costos de atención en salud, alta demanda de insumos de bioseguridad e higiene, el abastecimiento de medicamentos para infecciones respiratorias agudas (IRA) y disponibilidad de dispositivos de diagnóstico, respiradores artificiales y termómetros infrarrojos, conforman el paquete de necesidades que tienen los sistemas de salud y hospitales del mundo con este nuevo coronavirus COVID-19. 

Abastecer la demanda de este paquete de productos, es una prueba para evaluar la capacidad de respuesta que tienen por un lado, los diferentes sistemas de salud ante nuevos y más resistentes brotes epidémicos y por otro lado, las empresas que conforman la industria de la salud. Lo cierto es que, aunque la industria está trabajando lo más rápido que puede, la velocidad de respuesta que exige esta pandemia se podrá atender trabajando en conjunto.

POSIBLES CONTAGIOS

CUIDADO LEVE

CUIDADO INTERMEDIO

CUIDADO INTENSIVO

México

254.000

203.200

38.100

12.700

Chile

38.000

30.400

5.700

1.900

Colombia

96.000

76.800

14.400

4.800

Perú

64.000

51.200

9.600

3.200

Argentina

88.000

70.400

13.200

4.400

Brasil

416.000

332.800

62.400

20.800

Las medidas de aislamiento social y cuarentena obligatoria que han decretado algunos gobiernos, son acciones que no solo ayudan a disminuir la cadena de contagios entre sus habitantes, también hacen parte de las estrategias necesarias para ganar tiempo en el proceso de elaboración, importación y distribución de los dispositivos médicos más solicitados para la población que llegará a condiciones críticas.

Aunque parecieran estar alejadas, algunas acciones en Latinoamérica han sido replicadas entre países, gracias a las experiencias compartidas entre asociaciones médicas y gremios como el de dispositivos médicos. "Estamos trabajando en conjunto para intercambiar experiencias y tomar las mejores medidas que nos beneficien ante esta crisis; es una oportunidad para tener una aprendizaje colectivo en la región", dice Gabriela Garnham, gerente general de la Asociación de Dispositivos Médicos de Chile, (ADIMECH). 

Gabriela Garnham, gerente general de la Asociación de Dispositivos Médicos de Chile (ADIMECH).

Oportunidad para fortalecer lazos con aliados 

En tiempos de una emergencia sanitaria como esta, "ninguna compañía podrá satisfacer las demandas actuales de los sistemas mundiales de salud", dijo Bob White, vicepresidente ejecutivo y presidente del grupo de terapias mínimamente invasivas de Medtronic. 

La empresa norteamericana de dispositivos médicos, reconoce que la demanda de ventiladores en este entorno ha superado con creces el suministro, pero, con todos los fabricantes aumentando su producción y a través de asociaciones con gobiernos, hospitales y organizaciones de salud globales, Medtronic se ha comprometido a llevar más ventiladores al mercado y a las ubicaciones correctas en el mundo para ayudar a los médicos y pacientes que se ocupan de COVID-19 .

Por su parte, la holandesa Philips, ha tomado medidas como la contratación de personal adicional en sus fábricas o el aumento de los turnos de trabajo hasta cubrir las 24 horas del día, los siete días de la semana para elaborar los productos más solicitados como monitores de signos vitales, respiradores portátiles y suministros para ventilación invasiva y no invasiva. 

“Estamos trabajando sin descanso para duplicar nuestra capacidad de producción de respiradores en las próximas ocho semanas y cuadruplicarla en el tercer trimestre”, dijo Frans van Houten, CEO de Philips.

Ante la crisis sanitaria, la empresa de origen holandés mantiene colaboración estrecha con sus proveedores para garantizar el abastecimiento de los materiales necesarios para los dispositivos solicitados, aprovecha su capacidad de innovación para reutilizar gamas de productos similares para afrontar el aumento de la demanda y trabaja con fabricantes independientes para que realicen parte del aumento de la producción. 

En el caso de la estadounidense Becton Dickinson (BD) y la española Certest Biotec, las compañías unieron esfuerzos para elaborar el kit de detección del virus con el sistema BD MAX, que opera con una plataforma automatizada para extraer ácidos nucleicos y PCR en tiempo real, con un costo inicial de 50 euros. Su gran valor diferencial es que reduce el tiempo de diagnóstico y evita errores, ayudando así a laboratorios clínicos, hospitales y centros de diagnóstico en Europa, a identificar y prevenir la propagación del coronavirus. 

  BD brindó apoyo a las organizaciones locales de salud en China con donaciones de USD 300,000 en productos para la Cruz Roja de Wuhan y de USD 50,000 a Project Hope para la elementos de protección personal para los profesionales de la salud en China.

Otra alianza anunciada recientemente fue entre GE Healthcare y Ford Motor Co. para escalar la producción de ventiladores. A través de esta colaboración, Ford proporcionará su experiencia técnica y de producción con el objetivo de fabricar un diseño simplificado del ventilador existente de GE Healthcare. Este nuevo sistema se construiría para abordar las necesidades urgentes durante la pandemia, equipado con las funciones esenciales requeridas para tratar de manera segura a los pacientes con COVID-19.

En respuesta a la escasez de respiradores para los profesionales de la salud, causada por el brote de coronavirus, 3M y Ford Motor Co. se asociaron para aumentar la producción de estos elementos.  3M ha duplicado su producción global de las máscaras N95, con un volumen de más de 1.100 millones de respiradores por año. Ese número es de hasta 35 millones por mes en Estados Unidos con más del 90% designado para trabajadores de la salud.

CARRERA POR LA VACUNA, UN CAMINO DE MAYOR INVERSIÓN Y POSICIONAMIENTO DEL NEGOCIO

A medida que el coronavirus COVID-19 se expande con gran velocidad en el mundo, la gran pregunta que muchos se hacen es ¿cuándo estará lista la vacuna para este virus? y la respuesta es sencilla: ya está. Desde el 11 de enero que las autoridades chinas compartieron la secuencia genética del nuevo coronavirus, en los siguientes días varias empresas biotecnológicas y farmacéuticas han desarrollado varios tipos de vacunas para este virus, basados en diversas proteínas del virus.   

No obstante, la demora real está en las 3 o 4 fases de ensayos clínicos y pruebas de seguridad que se deben realizar en varios grupos de personas y de diferentes lugares; un proceso que tomará entre 12 y 18 meses. Un tiempo récord y bastante favorable si se compara con el desarrollo y la aprobación de otros tratamientos que, elaborados desde cero, tardan hasta 10 años. La incógnita más importante entonces es, cuándo estará lista para su comercialización y qué empresas serán las protagonistas en esa misión.

Fuente: Statista.

El 13 de enero, los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos y el equipo de investigación de enfermedades infecciosas de la farmacéutica Moderna Inc, finalizaron la secuencia del ARNm-1273 y con ello desarrollaron la vacuna de la compañía contra el nuevo coronavirus. Procesos similares emprendieron compañías como Novavax, Regeneron Pharmaceuticals, Sanofi, Translate Bio, GSK, Inovio, AIM ImmunoTech, entre otras.

La caída de los mercados globales en los últimos días, han provocado pérdidas de dinero de varios sectores empresariales en el mundo. Sin embargo, en la medida que el número de contagios aumente, el escenario de ventas y valor de las acciones en los mercados bursátiles de las compañías que están enfocando parte de su negocio a la investigación y desarrollo de la vacuna, es bastante favorable. 

La siguiente gráfica muestra el porcentaje máximo del valor de las acciones de algunas farmacéuticas y empresas biotecnológicas que han entrado en la carrera del desarrollo de esta vacuna, durante el periodo del 20 de febrero al 20 de marzo de 2020.

Fuente: Investing.com

Esta larga carrera por entregar la vacuna que pueda frenar esta pandemia mundial, "también es una oportunidad de inversión a futuro en estas empresas que están posicionando nuevas líneas de de negocio", dice Ricardo Alvarado, director ejecutivo de daños de Lockton México.  "La siguiente etapa será el abastecimiento y todos los países del mundo van a invertir en tener un amplio stock de estas vacunas". 

"Las compañías que logren  entregar el volumen solicitado a precios competitivos, además de incrementar sus ingresos tendrán mayor credibilidad y confianza para desarrollar nuevas vacunas o tratamientos contra otros virus en el futuro". Ricardo Alvarado, director ejecutivo de daños de Lockton México.

PRIORIDADES DE LA INDUSTRIA: DESARROLLO TECNOLÓGICO, ENTREGA DE MEDICAMENTOS Y SEGURIDAD LABORAL

Con China lentamente reanudando su vida económica y social, la industria farmacéutica y biotecnológica está concentrando sus esfuerzos para acelerar los procesos de investigación, innovación y desarrollo en vacunas y tratamientos para frenar la propagación mundial del virus. Además, el flujo de trabajo normal para la producción, comercialización y entrega de medicamentos para otras patologías, no se detiene.

 En diálogo con El Hospital, Sebastián Guerrero, gerente general de GlaxoSmithKline (GSK) para Colombia, explica los ejes principales en los que la compañía farmacéutica está trabajando a nivel global y local ante la pandemia de coronavirus.

De acuerdo con el directivo, "la colaboración con aliados internacionales para el desarrollo de la vacuna contra el COVID-19, la seguridad de los colaboradores de la compañía y la estabilidad y continuidad de la cadena de suministro para garantizar la entrega de tratamientos a pacientes con enfermedades crónicas, especialmente, son los tres frentes de trabajo de la compañía líder en desarrollo de vacunas". 

Ante la crisis sanitaria, los gobiernos han priorizado el trabajo conjunto con empresas del sector salud y en este sentido, "GSK Colombia tiene una plan de trabajo coordinado con colaboradores, médicos e instituciones para no interrumpir la entrega de medicamentos, así como canales de comunicación accesibles para profesionales de la salud y pacientes". El directivo enfatizó además que, pese a la coyuntura, la compañía tiene un fuerte compromiso y plan de trabajo este año en el país, para lanzar nuevas terapias para patologías respiratorias y del sistema inmune.

Sebastián Guerrero, gerente general de GSK Colombia

Fases para garantizar seguridad, calidad y eficiencia

A nivel global, la respuesta inicial de GSK al brote de COVID-19 ha sido poner a disposición su plataforma de tecnología adyuvante para los científicos y organizaciones que trabajan en vacunas candidatas. El uso de un adyuvante es de particular importancia en una situación de pandemia, ya que puede reducir la cantidad de proteína de vacuna requerida por dosis, permitiendo que se produzcan más dosis para más personas.

Diana Cáceres, gerente de vacunas de GSK Colombia, explica cuáles son las fases de desarrollo para poder tener la vacuna lista para su comercialización y las ventajas de la tecnología adyuvante  para poder fabricar un alto volumen de éstas. La especialista, habló para El Hospital, sobre algunos desafíos en materia de investigación y desarrollo que tienen los sistemas de salud mundial mientras continúe la espera por la nueva vacuna.

Diana Cáceres, gerente de vacunas de GSK Colombia

CRÉDITOS

Proyecto:

El Hospital / Editorial / Digital

Editora

Alejandra Leguizamon
 

Coordinación Editorial

Carlos Rodríguez
 

Infografías

Gabriela Hernández,
Rubén Suárez

Diseño digital

Johan Encarnación

Desarrollo

Marisol Ruiz

Dirección digital

Andrés Barajas

Director editorial

Álvaro Cuéllar